domingo, 5 de noviembre de 2017

Por la Collada de Arnicio - 31 de Octubre de 2017

La Collada de Arnicio es un puerto clásico asturiano que sólo había ascendido una vez debido al mal estado de su piso. 5 años después decidimos volver allí, en una ruta en la que el plan era hacer kilómetros de rodaje cómodo con una dificultad montañosa a la mitad, por lo que visitar la Collada de Arnicio era el plan ideal.
En total fueron 129kms y 1500m de desnivel acumulado.



Salimos de Oviedo Javi, Marcos y yo rumbo a Infiesto por la general. El terreno es cómodo, pero la temperatura es fresca, así que paramos en Nava a comer una de sus famosas palmeras, acompañada por un café que nos ayude a entrar en calor.


Seguimos rumbo a Infiesto. Nos cruzamos a Dosoro que se une a la ruta. En Infiesto nos desviamos hacia la Collada de Arnicio. Hasta La Marea tenemos 12kms de falso llano.



Tras pasar La Marea entramos en el concejo de Caso y comienza el puerto. Nos esperan unos 9kms a algo más del 6% de media, con un asfalto en bastante mal estado.


La subida va la mayoría del tiempo metida en el bosque por lo que no tiene mucho que ver. Pero en las zonas donde se abre las vistas son bonitas, y más aún en otoño.




La subida es bastante irregular, alterna rampas al 10% con descansos amplios a pendiente moderadas.



A 2kms de coronar ya se ve la cima al fondo. Esta última parte de la subida si que es espectacular.






Y con unas vistas brutales del parque de Redes, coronamos la Collada de Arnicio, un puerto disfrutón.



Comenzamos a bajar hacia el valle del Nalón. Si por la vertiente que subimos el asfalto está en mal estado, por la de bajada directamente no existe en algunos tramos.
Tras pasar Bueres nos desviamos a la derecha por la carretera que baja a Tanes, que tiene el asfalto en perfecto estado y es preciosa.
En la zona baja se atraviesa una espectacular garganta que cruza el río Orlé.







Llegamos al corredor del Nalón. El terreno vuelve a ser muy cómodo ya que casi todo el tiempo pica hacia abajo.



Según bajamos el valle nos vamos metiendo en la cuenca minera, pasando al lado de lugares míticos como el Pozo Sotón.


Y entramos a Oviedo subiendo a San Esteban de Las Cruces por Tudela Veguín. La subida es sencilla, pero la hacemos a buen ritmo y se acaba haciendo dura.


Gran ruta, pero como siempre, lo mejor es la compañía.

jueves, 2 de noviembre de 2017

Altimetría: Las Viñas

Situada en el concejo de Somiedo, se encuentra la subida al pueblo de Las Viñas. Se trata de uno de los muros más duros de Asturias, ya que pese a su escasa longitud, apenas 1,25kms, su media supera el 16%.
El primer km de la subida incluso supera el 17% de media. La subida no tiene mucha historia, nos encontramos 11 herraduras en los primeros 900m con pendientes muy constantes entre el 15 y el 20%, con una máxima del 22%.


En la carretera AS-227, a la salida de La Riera, en dirección a Pola de Somiedo, nos encontramos un desvío a la derecha. Está señalizado.
Desde el primer metro de la subida la pendiente ya supera ampliamente el 10%.


Las pendientes se sitúan entre el 15 y el 20%. La suerte es que si damos las herraduras por fuera encontramos unos escasos, pero valiosos, descansos.


En la ladera de enfrente podemos ver la carretera del puerto de San Lorenzo.



Herraduras y más herraduras. Vale más tomarse esta subida con calma.


Tras la última herradura hay una recta bastante dura. Tras ella la pendiente disminuirá bruscamente y se situará en un cómodo 7-8%.


A nuestra derecha vemos la subida a San Lorenzo y la también durísima subida al pueblo de Villaux.


Tras 1,25kms de brutal subida llegamos al pueblo de Las Viñas, donde finaliza la carretera.








martes, 31 de octubre de 2017

A Yernes por Rañeces - 27 de Octubre de 2017

La subida a Yernes es una de mis favoritas de la zona central asturiana. Tres vertientes totalmente diferentes entre si, en un entorno precioso.
La vertiente elegida este día fue la de Rañeces. Es la más larga y tendida, pero incluye tramos de dificultad elevada. La ruta tuvo en total 100kms y 1400m de desnivel.



Salimos de Oviedo Marcos y yo sobre las 10 de la mañana. Vamos hasta Trubia por la senda verde y de allí a Grado por la general. El camino es muy cómodo exceptuando el repecho de Fuejo y las bajas temperaturas que sufrimos, sobre todo en las zonas de sombra.
Al legar a grado cogemos la carretera que lleva a Villabre, y en Alcubiella nos desviamos hacia Yernes. 
Comienza la subida y nos encontramos ya la zona más dura de la subida con pendientes constantes al 8-10%.


Gracias a la pendiente ganamos altura rápidamente. Pronto queda el valle a nuestros pies, donde podemos ver la Torre de Villanueva.


Excepto alguna parte que tiene arbolado, la mayor parte de estos kilómetros iniciales es muy abierta. Podemos ver el valle del río Cubia a nuestra derecha.



Tras dos kilómetros y medio muy duros, llegamos a Rañeces. Allí cambiamos de valle por una zona de pendientes muy suaves. A nuestra izquierda tenemos el valle de Coalla, famoso por las andanzas de su Conde durante la Edad media.


Entramos de nuevo en otra zona de la subida. Ahora, durante casi 4kms, la pendiente rondará el 9-10%, con algún pequeño descanso que hace que la media disminuya.


Volvemos a cambiar de valle y a nuestra derecha se abren unas amplias y espectaculares vistas.




Tras algo más de 8kms de subida, acabamos la parte dura de la subida. De aquí a Yernes nos quedan unos 7kms de toboganes.


Entramos en le concejo de Yernes y Tameza y el paisaje se hace aún más bonito. Praderas y cabañas nos acompañarán de aquí a la cima.





Según nos acercamos a Yernes los toboganes son cada vez más duros. Las pendientes llegan a superar ampliamente el 10%.




En medio de un paisaje espectacular, llegamos a Yernes. Nos hacemos la foto de rigor en el cartel del pueblo.


Bajamos hacia la carretera del Maravio. El paisaje, aunque parezca imposible, se hace aún más espectacular.






Cuando llegamos a la carretera del Maravio comenzamos a bajar hacia Grado. En esta época del año luce preciosa, con las hojas de los árboles en los laterales de la carretera.






Sin mayor dificultad llegamos a Grado. Desde allí volvemos a Oviedo por la general. Terreno pestoso con las subidas a Fuejo y Sograndio, que pese a no ser gran cosa, se hacen duras como final de ruta.



Y llegamos a Oviedo con 100kms y la sensación de haber hecho una ruta grande en cuanto a belleza.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...