martes, 29 de enero de 2013

Los vaivenes del Tour de Francia en las pruebas contra el reloj

De un tiempo a esta parte (desde 1996) las contrarreloj del Tour de Francia ya no son lo que eran. No es que quiera que hagan como en el año 1949, donde espetaron una crono de 92km y otra de OJO 137km, esta última con diferencias estratosféricas, pero si me gustaría que estas pruebas fueran algo más que una pantomima como creo que está ocurriendo últimamente. 
El Tour está enamorado de los prólogos cortos, lo que me parece muy bien siempre y cuando no sea por equipos, ya me diréis que diferencias hay en una crono por equipos de 20km.
A mediados del siglo XX no era raro ver un Tour con dos cronos de más de 80km, dando un bandazo durante varias ediciones y dejando el tema en una contrarreloj, pero siempre rondando los 70km.

Anquetil: Tour 1963

Merckx ganó sus Tours en ediciones con cronometradas más bajas, siempre fueron menos de 60km y pocas veces por encima de los 50km.

Merckx: Tour 1969

Esperpéntico fue una ronda francesa con cuatro pruebas de 8km en el mismo año y una larga de 54km. Mención especial tienen los años 1978 y 1979, entre CRE, CRI y prólogo suman unos 340km, 153km en la CRE, 59, 53 y 72km en CRI mas el prologo, terrible.
La edición del 79 fue diferente, pero llegaron a los 340 km, con cinco CRI y dos CRE. A partir de ahí, se estabiliza el sistema con el que vimos triunfar a Indurain, dos CRI con una de ellas rondando los 60km y la otra por encima de 45km habitualmente.
Pedro Delgado corre un tour con una crono de 87km, la de Futuroscope, en la edición de 1987, en la que finalmente quedaría segundo en la general tras el vencedor de esa CRI, el irlandés Stephen Roche.

Roche: Tour 1987

Desde el Tour en el que vence Bjarne Riis hasta ahora, a duras penas se ven cronos de mas de 50km y que decir de pensar en una de 80 o 90km. Tampoco ayuda la opinión de alguna estrella de la especialidad (Abraham Olano) que ahora dice que no dan espectáculo y son aburridas.

Olano: Tour 1997

En fin, que aunque los escaladores se quejen, los especialistas en la lucha contra el crono siempre miran hacia atrás con resignación.

Por El Obstinado Aguador

lunes, 28 de enero de 2013

En busca de la forma perdida

Tras el parón obligado del mes de diciembre, enero no está siendo el mejor mes para recuperar sensaciones.  El mal tiempo ha sido una constante durante estos últimos quince días, por lo que la forma sigue por ahí, perdida y sin dar señales de vida, jajaja.
La ruta de hoy fue corta, 63kms, pero por un terreno bastante pestoso. Oviedo - Peñaflor - Santa Cruz de Llanera- Escamplero - Oviedo para un total de 750m de desnivel, poca cosa, pero no tenía tiempo para más, ni fuerzas.


Salgo temprano de Oviedo, con muchísimo frío, hacia Peñaflor por la general antigua. Son 25kms muy cómodos, la mayoría picando hacia abajo que sirven para entrar en calor. De Trubia a Peñaflor voy la mayoría del tiempo al lado del Nalón, que tras las lluvias de estos últimos días baja con una crecida considerable.


En Peñaflor cambio de carretera y sigo dirección Santa Cruz de Llanera, 14kms de terreno ascendente, con algún descansillo, sin mayor dificultad. Lo único malo de este tramo es que la carretera es ancha, y las rectas kilométricas.


En esta segunda foto se puede ver el Gorfolí al fondo, con sus características antenas.


2kms antes de llegar a Santa Cruz, paso por un pueblo con un nombre realmente curioso, del que ya había puesto la foto una vez.


Y tras llegar a Santa Cruz, tomo rumbo al Escamplero por una carretera estrecha y llena de toboganes, muy bonita para rodar, y que deja grandes vistas de la Sierra del Pedroso.


Llegando al Escamplero, las vistas de la zona centro-occidental de Asturias son espectaculares, llegandose a ver hasta la zona de Bustellán y La Casa del Puerto


Y una vez en el Escamplero, vuelta a Oviedo por un terreno mil veces recorrido para hacer una media final de 22kms/h.
Las sensaciones fueron algo mejores que la semana pasada, pero sigo buscando la forma...

viernes, 25 de enero de 2013

Pioneros españoles en el Tour

El primer participante Español del Tour de Francia está envuelto en misterio, pues ya hace de eso más de 100 años. 
El honor es para José María Javierre, natural de Jaca y que se aventuró en la ronda gala a la edad de 21 años en el año 1909. No hay mucho escrito sobre este ciclista, lo que si sabemos es que corrió otro tour más y que vivió en Francia, y por supuesto en España.


Tampoco podemos ignorar a otro pionero que para la mayoría era el primer español en el Tour (eso me contaba mi abuelo con orgullo patrio), Vicente Blanco  "el cojo", que corre el tour en el año 1910. De este ciclista vasco ya tenemos mas documentación (wikipedia). 


Solo participó en esa edición y en una sola etapa. Tiene su mérito, pues para salir en esa primera etapa hizo el viaje Bilbao-París en bicicleta. Ya sería una hazaña hacerlo ahora,  imagínense hacerlo hace un siglo. 
Ahora cuando salimos en bicicleta y pasamos por ciertos lugares con nuestros amigos, nos apresuramos a anticipar los baches que nos encontraremos en la ruta, no merece la pena ni contarlos, apenas serán dos o tres, pero imagínense a Vicente Blanco saliendo de Bilbao una nublada mañana de 1910 en dirección a Paris, sin apenas señalizaciones y con carreteras como las que les mostramos. Como para contar los baches...


Para finalizar, recordar un bonito 9 de Julio de 1929, cuando Salvador Cardona gana para España la primera etapa del Tour. La etapa finalizó en Luchon y este bravo valenciano terminaría 4º en la general ese mismo año. 


Hubo más pioneros y más victorias, pero eso es otra historia...


Por El Obstinado Aguador

viernes, 18 de enero de 2013

Ciclistas urbanos: Welcome to Jackass!!!

Un aspecto de la condición humana que siempre me ha llamado poderosamente la atención, es el escaso afecto que tenemos por la vida, tanto ajena, como sorprendentemente propia.

Hay gente que se gana la vida con ello, pero otros los hacen por puro postureo, como es el caso de esa nueva tribu urbana que son los ciclistas urbanos.


Nada mejor que coger una bonita bici antigua, lijarla, repintarla, hacerla de piñón fijo, colocarle unas ruedas de perfil o incluso lenticulares para ganar más aerodinámica, jajaja, y salir a rodar por la calles de una ciudad con una bici sin frenos y sin casco.


Pues en esas estamos, cada vez hay más gente que se desplaza por la ciudad con unas bicis que no están hechas para andar por ella, ya no solo por ir sin frenos, si no que la imposibilidad de cambiar de desarrollo condiciona la movilidad en ciudades con algo de desnivel. Y además, es gente que se niega en redondo a usar el casco, ¿por qué?.
Pues porque se vende la bici como una tendencia, no como un medio de transporte o como un deporte, por lo que la seguridad es secundaria, como se ve claramente en el blog de El País I Love Bicis, sobre el que deberían de dejar claro que es de tendencias, no de bicis.
Este blog tiene dos entradas especialmente sangrantes, en las que, sin el más mínimo rubor, se dice que el casco no sirve de protección. Atención especial a los comentarios, donde se puede leer hasta que el casco estropea el peinado:


También publicaba El País este decálogo para ciclistas urbanos, en el que se desaconseja el uso del casco: "...no se debe confundir llevar casco con ir seguro. Porque protege la cabeza, pero no el resto del cuerpo. En ciudad, además, no es obligatorio."
Como solo protege la cabeza, y además me estropea el flequillo, prescindo del casco, razonamiento muy brillante.
Por mucho que lo intentemos, la selección natural siempre se abre camino, aprovechándose de la infinita estupidez humana.

lunes, 14 de enero de 2013

Las etapas asturianas de la Vuelta 2013

Este sábado pasado se presentó el recorrido de la Vuelta a España 2013, un recorrido que de nuevo está muy desequilibrado, pero que ya analizaré poco antes de la disputa de la carrera. De momento me centraré en las dos etapas con final en Asturias, con el Angliru como estrella de la Vuelta y la vuelta del Naranco 16 años después.

Lo primero destacar el mapa que colgaron de inicio en la página web de la vuelta, con el Naranco sobre Gijón, y Avilés y el Angliru intercambiados, aunque después de ver Covadonga escrito con b en el video resumen de la edición del 2012, cualquier cosa es posible.


Lo ideal sería cambiar el orden de las etapas, llegando al Angliru el viernes con una etapa más bien suave, y dejar toda la traca final para el sábado  con una etapa muy dura, para permitir ataques lejanos que pudieran dar el último vuelco a la clasificación, aunque eso no es lo que busca Unipublic, vende mucho más un final en el Angliru el penúltimo día de carrera aunque probablemente veamos menos ciclismo.

San Vicente de la Barquera - Oviedo. Alto del Naranco.

No se han complicado la vida en el trazado de la etapa que finaliza en la cumbre ovetense, y tras ir de San Vicente de la Barquera hasta Villaviciosa por la costa, suben La Campa, para bajar a Siero y de allí ir a La Felguera pasando por Carbayín.
Desde La Felguera se dirigirán al Naranco por el tipiquísimo enlazado Santo Emiliano - El Padrún - La Manzaneda, por el que tanto la Vuelta a España o la subida al Naranco han pasado en incontables ocasiones. Pese a ser unos puertos tan habituales en competición, el Padrún y La Manzaneda vienen mal nombrados, como se puede ver en el perfil de la etapa, y eso que cualquier persona que conozca un poco la geografía asturiana los reconocería a la primera. Unipublic sigue vendiendo una imagen de chapuza constante.


La etapa podría dar más de sí con unas pequeñas variaciones desde Villaviciosa, como las siguientes:


Saliendo de Villaviciosa, se haría el inédito enlazado Cruz de Peón - Fumarea, subida a La Grandota desde Colloto, paso por Oviedo, y desde allí ir hacia el Escamplero (2kms al 8%) para afrontar la subida final al Naranco con el añadido del Violeo, que tanto exito ha tenido en la Vuelta a Asturias y que parece que Unipublic no ha querido tenerlo en cuenta.
Esta opción sería solo un poco más dura que la actual, pero se pasaría por zonas inéditas y el Violeo serviría para romper la carrera antes del Naranco y no vivir otro youtubazo más, que es en realidad lo que la organización quiere.


La segunda opción seria relativamente parecida a la que ha hecho Unipublic, pero cargando mucho más el paso por la cuenca del Nalón.
Desde Villaviciosa se subiría la Collada Pandenes, para bajar a Nava, subir la Faya de los Lobos para llegar al Valle del Nalón, haciendo un bucle por la Colladiella, para llegar a Ciaño y subir por Otones para cambiar de cuenca minera, llegando a la del Caudal, y de ahí tomar dirección al Naranco por el enlazado El Padrún - La Manzaneda, con el añadido previo de Llampaxuga para la subida final. La etapa pasaría de los 200kms y tendría un final lleno de subidas enlazadas con dureza suficiente como para romper la carrera desde lejos.

Avilés - Alto L'Angliru

Tampoco se han complicado la vida y han diseñado una etapa exactamente igual a la del 2011, que ya puestos a hacer una etapa así, podían haber incluido los Puertos de Marabio, como en la edición del 2002.
Aunque en este caso hay que decir a favor de la organización, que el Angliru es el único puerto que puede funcionar perfectamente en una etapa unipuerto, con el añadido del Cordal para seleccionar la carrera es más que suficiente.


Aún así, voy a plantear un par de alternativas que podrían hacer la etapa más interesante:


La primera es una opción muy comentada aprovechando la cantidad de puertos que se pueden enlazar en torno al Aramo.
Saliendo de Aviles, se subiría la Reigada, y tras llegar al valle del Trubia, se atacaría la Cruz de Linares, para volver al valle y ascender La Cobertoria, El Cordal y El Angliru, tres puertos que enlazan a la perfección y que solo se hicieron así la primera vez que se subió el Angliru en 1999. 
Pese al escaso kilomentraje de la etapa, supera los 4000m de desnivel acumulado, la etapa sería muy nerviosa, pero siempre queda la duda de si la presencia final del Angliru bloquearía demasiado a los primeros clasificados en la general.

La segunda opción es una cronoescalada al Angliru desde la Vega de Riosa, no hace falta más terreno, los corredores solo ante el coloso, sin ningún desgaste previo con el que justificar los empujones que sin ningún rubor piden. Una crono marcaría mas diferencias que una etapa en linea, pero debería de ir a principios de la segunda semana de la Vuelta, porque si no bloquearía totalmente la carrera hasta su disputa.


Al final Unipublic ofrece más de lo mismo y con la misma formula de siempre. Espero que algún día se preocupen en conocer el terreno a fondo o se metan en el occidente asturiano, una zona con infinitas posibilidades.

martes, 8 de enero de 2013

Altimetría: El Violeo por Llampaxuga

El Violeo es una dura subida situada en la sierra del Naranco, en pleno concejo de Oviedo, muy conocida desde hace muchos años por los cicloturistas de la zona, y que se ha dado a conocer para el "gran público" los dos últimos años al ser incluida en el recorrido de la Vuelta a Asturias como subida previa al Naranco.
Pero al Violeo también se puede llegar desde el otro lado por hasta tres vertientes diferentes, desde Ules, desde San Lázaro de Paniceres y desde Llampaxuga, la más desconocida de las tres y de la que hoy voy a presentar la altimetría.
La subida al Violeo por Llampaxuga tiene una longitud de 3.8kms y un desnivel medio del 8,25%, aunque este porcentaje no es indicativo de la dureza de la subida, ya que la principal característica de la subida es la irregularidad, alternando rampas muy duras, de hasta el 15%, con zonas de descanso.
Podría utilizarse como pequeño puerto de paso, con rampas duras para romper la carrera, o como previa al Naranco, desviándonos hacia Ules en el km 2,75, ya que enlazan a la perfección por una zona de toboganes.

Todos los datos de la altimetría están tomados por Chus.


La subida comienza en este desvío, situado en la AS-232 que une Oviedo con El Escamplero.


La subida comienza con pendientes bastante continuas, en torno al 8-9%.



Y tras unos 300m de subida nos encontramos está pequeña rampa que alcanza el 12%.


Tras un pequeño descansillo llegamos a está rampa, la más dura del primer km, que alcanza el 13,5% de desnivel.


Tras otro pequeño descansillo, nueva rampa dura, esta vez al 12%.


Y tras superarla llegamos al pueblo de Llampaxuga.


Al atravesar las rampas, la subida nos ofrece un descanso ya que la pendiente disminuye considerablemente.


Una vez dejado atrás Llampaxuga, atravesamos un par de toboganes...


...y alcanzamos la curva de herradura a izquierdas que marca el comienzo de la zona más dura de la ascensión.


Esta zona es una recta de unos 300 que va aumentando progresivamente del 12% al 15%.


Superamos esa recta y llegamos a otro pequeño descansillo y de nuevo una zona al 12-13% sostenida para atravesar la localidad de Lampaya.



Se nota que hemos ganado altura y las vistas del Aramo desde Lampaya son espectaculares.


La pendiente da un pequeño respiro y baja al 8-9% hasta llegar al cruce de la carretera de Ules.


Giramos hacia la izquierda y nos encontramos una nueva rampa muy dura, aunque corta, al 15%.


Tras pasar esa rampa, la pendiente disminuye un poco y se estabiliza al 8-10%.


A medio km de la cima encontramos las dos revueltas consecutivas, el detalle más característico de la subida al Violeo por la vertiente de Oviedo.



Y ya solo nos quedan 500m hasta la cima, con pendientes muy constantes del 8-9%.


Llegamos a la cima. Si seguimos de frente llegaríamos al Violeo por una zona de toboganes favorables de un km y medio de longitud.


Las vistas de la zona central de Asturias desde la cima son espectaculares.




lunes, 7 de enero de 2013

Unipublic y El Coloso - Primer 100 de la temporada

La semana pasada se anunció que el Naranco volverá a ser final de etapa de la Vuelta a España 16 años después, así que la mejor manera de homenajear el regreso del coloso ovetense, es hacer una ruta llana con final en el Naranco, al más puro estilo Unipublic.
El perfil fue sencillo, con doble paso por el Alto de la Madera antes de subir el Naranco.


Salgo de casa algo más tarde de las 10 de la mañana dirección Nava, con mucho frío, donde me encontraré a los compañeros de la grupeta, que hoy son Gilberto, Hugo y Javi.
Poco más allá de Pola de Siero paro a tomar un café para entrar en calor y esperar a los compañeros, pero me avisan por teléfono de que ha habido un pinchazo y se ha complicado, así que decidimos volver a Gijón y de allí ir hacia Oviedo en busca del Naranco.
Al final solo Javi y yo nos atrevemos con sus rampas, y vaya duras que se hicieron, como se nota la falta de forma. La subida fue lamentable, pero siempre quedan fuerzas para posturear un poco, jajaja.



Primer 100 de la temporada, y primera vez también que paso de los 1000m de desnivel, pero lo mejor de todo fue recuperar algo las sensaciones, poco a poco...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...