El Collado Fresnidiello es una subida poco conocida que tiene tres vertientes. Aquí vamos a ver a la que sube por San Juan de Parres y pertenece prácticamente en su totalidad al concejo de Parres. 

Se trata de una subida que sin ser excesivamente dura, si que tiene tramos de gran dureza, con una zona central con 2kms con una media del 10%, y rampas duras al principio y al final de la subida.

Tarna es uno de los grandes puertos de paso de Asturias a la meseta a través de la Cordillera Cantábrica. Sin tener grandes rampas si que acumula mucho desnivel, y si se prolonga la subida hasta Las Señales, entre el valle y el puerto se acumulan cerca de 1400m de desnivel. Esto, unido a la belleza del puerto, y más en otoño, hace que sea una de las más grandes ascensiones que se puede hacer en Asturias.


Redes en otoño

Todos los años trato de hacer una o dos rutas por esa maravilla de la naturaleza que es Ponga y sus alrededores. Este año ya había pasado un poco por allí el día que hice los Pandes, pero esta vez tocaba meterse de lleno en Ponga con la habitual ruta con Mohandi y Llomena, pero con una ligera variación al final. 2200m de desnivel acumulado en tan sólo 94kms nos esperan.

Vistas desde la cima de la Collada Llomena

Gamoniteiro, el gran coloso quirosano. Todos los años voy al menos una vez, pero este año, con las obras para que llegase la Vuelta, los cierres perimetrales y demás, aún no había ido, y la verdad que tampoco tenía muchas ganas... Pero la cabra siempre tira al monte (nunca mejor dicho) y estos días tan buenos que están viniendo en Octubre hacen que vuelva a visitar el Gamoniteiro.

Alta montaña

El Santuario del Acebo es la subida más conocida del occidente asturiano. Situado en Cangas del Narcea, durante muchos años ha sido el final de la etapa reina de la Vuelta a Asturias, y en 2019 fue el final de una etapa de la Vuelta a España.
Pero además de su vertiente más conocida, el Santuario del Acebo tiene cerca de 10 vertientes por las que se puede alcanzar la cima. Aquí vamos a ver la vertiente de Las Tiendas, utilizada como subida en la edición de 2021 de la Vuelta a Asturias. 

Se trata de una subida con dos partes muy diferenciadas. La primera, de unos 5,4 kms, se caracteriza por sus grandes pendientes, con una media del 10,1% y unas rampas que alcanzan el 18%. La segunda parte es un suave cresteo de algo menos de 3kms para llegar hasta el Santuario del Acebo.

Una de las rutas más clásicas que se puede hacer saliendo de grao es el bucle por Las Cruces y La Corredoria. Permite varias opciones y siempre queda bonito ya que la zona es preciosa. Esta vez fue la opción más clásica con la subida a Las Cruces desde San Pedro de los burros y a La Corredoria por Ondes. En total fueron casi 1400m de desnivel acumulado en tan sólo 70kms. Un plan perfecto para pasar la mañana.

Peña Manteca desde la bajada de La Corredoria

De nuevo en Cantabria. Esta vez el motivo es visitar la pista recién asfaltada que une La Sía con el Picón blanco. El plan está claro pero la niebla hizo que tuviéramos que modificar nuestros planes. Aún así nos quedó una bonita ruta de 112kms y 2300m de desnivel acumulado que pasó a relatar a continuación.

El valle del Asón

El puerto de Santarbás es otra de las innumerables ascensiones que hay en el occidente asturiano. Esta, situada en el concejo de Cangas del Narcea, es de las menos conocidas de la zona, y estamos hablando de un puerto de 6,5kms al 7,5% de media, 4kms a más del 8% de media y rampas de hasta el 13%, lo que da una medida de los colosos que hay en la zona.


Nada más salir de Cangas del Narcea, en la AS-15, encontramos un desvío a la carretera CN-3, con un cartel que nos indica Trones / San Pedro de las montañas. Justo ahí comienza la subida. Y uqeda claro ya que la primera rampa alcanza el 12%.


Los primeros 500m de subida son muy duros y rápidamente dejamos el río Narcea muy abajo.


La subida es muy abierta, aunque se atraviesan dos pequeñas zonas arboladas. En la primera de ellas disfrutamos de unas pendientes más moderadas.


A un lado podemos ver Cangas y El Acebo.



Hasta llegar a Adralés nos encontramos con 2kms muy duros, con pendientes que rondan el 9% y con varias rampas que superan el 10%.





Tras pasar Adralés disfrutaremos de un amplio descanso casi llano de medio kilómetro.



Al otro lado del valle se sigue viendo Cangas y El Acebo.


Vuelven las duras pendientes a la subida y hasta llegar al pueblo de Villar de Adralés tendremos que superar un kilómetro con rampas que rondan el 8-9%.




En Villar de Adralés tendremos el último descanso de toda la subida, en este caso muy breve.


Las vistas desde la zona alta de la subida son espectaculares.


Afrontamos el último kilómetro de la subida. La pendiente ronda el 9,5% y llegando al final hay una rampa puntual que alcanza el 13%.



A 883m de altura coronamos el puerto de Santarbás.


En la otra vertiente podemos ver Trones y la Sierra del Palo.


En definitiva, una subida dura y bonita que merece la pena visitar.