De nuevo en Cantabria. Esta vez el motivo es visitar la pista recién asfaltada que une La Sía con el Picón blanco. El plan está claro pero la niebla hizo que tuviéramos que modificar nuestros planes. Aún así nos quedó una bonita ruta de 112kms y 2300m de desnivel acumulado que pasó a relatar a continuación.

El valle del Asón

El puerto de Santarbás es otra de las innumerables ascensiones que hay en el occidente asturiano. Esta, situada en el concejo de Cangas del Narcea, es de las menos conocidas de la zona, y estamos hablando de un puerto de 6,5kms al 7,5% de media, 4kms a más del 8% de media y rampas de hasta el 13%, lo que da una medida de los colosos que hay en la zona.


Nada más salir de Cangas del Narcea, en la AS-15, encontramos un desvío a la carretera CN-3, con un cartel que nos indica Trones / San Pedro de las montañas. Justo ahí comienza la subida. Y uqeda claro ya que la primera rampa alcanza el 12%.


Los primeros 500m de subida son muy duros y rápidamente dejamos el río Narcea muy abajo.


La subida es muy abierta, aunque se atraviesan dos pequeñas zonas arboladas. En la primera de ellas disfrutamos de unas pendientes más moderadas.


A un lado podemos ver Cangas y El Acebo.



Hasta llegar a Adralés nos encontramos con 2kms muy duros, con pendientes que rondan el 9% y con varias rampas que superan el 10%.





Tras pasar Adralés disfrutaremos de un amplio descanso casi llano de medio kilómetro.



Al otro lado del valle se sigue viendo Cangas y El Acebo.


Vuelven las duras pendientes a la subida y hasta llegar al pueblo de Villar de Adralés tendremos que superar un kilómetro con rampas que rondan el 8-9%.




En Villar de Adralés tendremos el último descanso de toda la subida, en este caso muy breve.


Las vistas desde la zona alta de la subida son espectaculares.


Afrontamos el último kilómetro de la subida. La pendiente ronda el 9,5% y llegando al final hay una rampa puntual que alcanza el 13%.



A 883m de altura coronamos el puerto de Santarbás.


En la otra vertiente podemos ver Trones y la Sierra del Palo.


En definitiva, una subida dura y bonita que merece la pena visitar.

La Cruz de Linares es uno delos puerto más bonitos que hay en los alrededores de Oviedo. En unas tres horas se puede ir y volver desde Oviedo y disfrutar de una subida preciosa. 63kms y 1350m de desnivel acumulado fueron los números de la ruta, con la subida a Las Carangas como previa al coloso del día.

Vistas desde la cima de La Cruz de Linares

Tras muchísimo tiempo sin poder hacer una ruta fuera de Asturias por los motivos que todos sabemos, por fin me puedo desplazar a Cantabria a hacer una ruta clásica de la zona, el enlazado de los Collados de Hoz y Ozalba con Piedrasluengas. 2100m de desnivel acumulados en poco más de 100kms.

El espectacular tramo del Embalse de La Cohilla

Tras la visita a Los Picos de Europa toca volver a hacer rutas por las zonas cercanas a casa, esta vez por los valles mineros. Los valles de Riosa, Caudal, Aller y Nalón fueron los protagonistas de las rutas.

Los Picos de Europa son esa maravilla de montañas que comparten Asturias, Cantabria y Castilla y León. Esta vez toco rodar al sur y al oeste de los macizos, por la provincia de León en su inmensa mayoría, y deleitarse con unos de los mejores paisajes que se pueden disfrutar por esta zona practicando el cicloturismo.

140kms y 2400m de desnivel con los puertos de Panderrueda, Pandetrave y El Pontón.

Postureo en Pandetrave

Nueva visita al occidente asturiano, ese paraíso de puertos ideal para la práctica del cicloturismo de montaña. Y pese a que cada poco visito la zona para hacer rutas aún me quedan subidas por conocer. Un par de estas subidas que todavía no había hecho, Santa Arbás y el Santuario del Acebo por Las Tiendas, las incluí en esta ruta, en las que acumulé más de 2400m de desnivel en tan sólo 84kms.

Herraduras al comienzo de la subida al Acebo

Bustellán es uno de los grandes colosos asturianos. Un puerto no muy conocido, pero que tiene como presentación unos números apabullantes (11,2kms al 8,3% de media) y está situado en un entorno espectacular. Y por el pasamos sin tenerlo previsto en una ruta que en principio iba a ser cómoda y acabó siendo bastante dura para la época en la que la hicimos, con 115kms y casi 2400m de desnivel acumulado.

De Brañalonga a La Espina